Celebrar Halloween con los niños


El Halloween de hoy es una oportunidad perfecta para que los niños se diviertan y correteen por las calles disfrazados de pequeños duendes, demonios, brujas, fantasmas y monstruos que piden dulces y golosinas a los habitantes del vecindario.


¿Por qué celebrar Halloween con los niños?

Halloween está muy asentado en la tradición norteamericana, aunque también ha llegado a muchas ciudades europeas, que cada 31 de octubre preparan el escenario para la Noche de Brujas. De hecho, muchos niños españoles ya esperan con ansia esa noche del año en la que podrán convertirse en monstruos horripilantes para atemorizar a todos los que se crucen en su camino. Por eso, celebrar Halloween es una excelente idea.

1. Les permite divertirse

Halloween es una excusa estupenda para divertirse, llevarse algún que otro susto y hacer travesuras. Por eso los niños lo adoran, sobre todo cuando tienen la oportunidad de disfrazarse y llenar su bolsa de golosinas.


2. Estimula la socialización

Una costumbre cada vez más extendida entre los padres es formar pequeños grupos con sus hijos para que vayan por las casas del vecindario llenando sus bolsas de dulces y golosinas. Así, esta fiesta se convierte en una oportunidad para que los niños socialicen con los otros pequeños del vecindario y hagan nuevos amigos.


3. Desarrolla su expresión

En Halloween los niños no solo se disfrazan de sus monstruos preferidos, sino que se ponen en la piel de esos personajes. Por eso, esta costumbre también es una manera para estimular su expresión corporal y sus habilidades interpretativas.




Los que no puede faltar en Halloween


1. El disfraz

Un Halloween sin disfraces prácticamente carece de sentido. Los disfraces son uno de los puntos fuertes de esta celebración y uno de los motivos por los que los niños se entusiasman tanto. No son pocos los pequeños que esperan todo el año a que llegue el 31 de octubre para encarnar a esa momia, fantasma, zombi, vampiro o bruja que ha visto en la televisión.


2. El escenario

Tampoco es posible imaginar Halloween sin las clásicas calabazas, velas y adornos tenebrosos de telarañas, murciélagos y calaveras. De hecho, decorar la casa o el patio es una de las tareas más divertidas, que se puede hacer en familia y os reportará un tiempo de calidad en compañía.


3. El truco o trato

Se trata de una de las tradiciones infantiles de Halloween que los niños adoran. En práctica, consiste en ir de puerta en puerta pidiendo “truco o trato”. El trato consiste en pactar con los pequeños dándole alguna recompensa como dulces o golosinas. Mientras el truco se reserva para los adultos que no ofrecen ninguna recompensa y deberán sufrir las travesuras de los niños.

12 visualizaciones0 comentarios